Persecución fuera de China

Cuando los gobiernos occidentales critican su pésimo historial en materia de derechos humanos, la posición por defecto del régimen comunista chino es que "los extranjeros no deben interferir en los asuntos internos de China". Pero cuando se trata de controlar a sus ciudadanos o de promover sus propios intereses en el extranjero, el PCCh aparentemente considera que lo que sucede en cualquier parte del mundo son sus "asuntos internos".

Red de Espionaje

La interferencia de China en los asuntos de otros países a través de su vasta red de espías está bien documentada, así como su política de extender la persecución de Falun Gong fuera de sus fronteras. Los practicantes de Falun Gong en América del Norte, Europa, Australia y muchos otros lugares han sentido con frecuencia el peso de la opresión china. Han sufrido ataques a sus sitios web, sus computadoras personales están llenas de virus, sus teléfonos están intervenidos, sus casas y vehículos han sido asaltados, y mucho más. Incluso en más de una ocasión han sido atacados físicamente por mercenarios contratados por el PCCh.

Propiedad privada

Al unir todas las piezas, emerge un patrón claro: El PCCh considera que cualquiera con rostro chino es propiedad privada y cree que tiene autoridad absoluta sobre esa persona en cualquier parte del mundo. Y para los practicantes de Falun Gong que han sido y estan siendo objeto de erradicación en China, la situación es aún peor, ya que el PCCh no se ha detenido ni se detendrá ante nada -ni siquiera sus propias fronteras- para llevar adelante esta persecución irracional.

 

"Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada."

Edmund Burke

ACTÚE AHORA

NOTICIAS

ACTÚE AHORA

En Foco

Para más información, por favor contacte con el centro de información de Falun Dafa usando nuestro formulario de contacto