Torturas psiquiatricas

En los pabellones psiquiátricos de la República Popular China, a los practicantes de Falun Gong se les inyectan regularmente drogas psicotrópicas desconocidas en dosis tóxicas. Algunas víctimas informan haber sido utilizadas como conejillos de indias y haber caído en períodos prolongados de alucinaciones después de haber sido inyectadas. Otros han sufrido graves daños en su sistema nervioso central a causa de las inyecciones. Otras, que estaban mentalmente sanas cuando se las obligó a ingresar en el hospital por razones políticas, se volvieron locas después de haber sido "tratadas" allí.

Los abusos psiquiátricos a ciudadanos que insisten en mantener opiniones que no concuerdan con la del Partido Comunista, están bien documentados y se han producido durante décadas bajo el régimen actual. Organizaciones como la Asociación Mundial de Psiquiatría (WPA), Human Rights Watch y el Comité de Tratamiento Psiquiátrico de Ginebra han informado sobre ello. La WPA trató de investigar los abusos a los practicantes de de Falun Gong en los pabellones psiquiátricos chinos, pero se le ha negado el acceso repetidamente.

La tortura en los hospitales psiquiátricos tiene para el Partido Comunista, dos propósitos principales. Primero, tiene el propósito de desacreditar a Falun Gong haciendo que sus adherentes parezcan dementes. Segundo, permite formas severas de castigo y una solución alternativa y ventajosa para manejar a aquellos que son vistos como practicamtes "duros" ya que rehúsan firmemente el ser "transformados". Las herramientas de la psiquiatría, incluyendo el shock eléctrico, los sedantes y otras drogas, se convierten -cuando las emplean contra los practicantes de Falun Gong detenidos-, en un medio de tortura y manipulación.

“Después de viajar a Beijing el 25 de abril para protestar por la prohibición de Falun Gong, fue arrestado de nuevo; el 23 de mayo, su empleador, una empresa petroquímica estatal, aprobó los documentos de compromiso que autorizaban a la policía a ingresarlo en un hospital psiquiátrico. Según el padre del Sr. Su, los médicos le inyectaron dos veces al día una sustancia desconocida, durante el tiempo de su cautiverio. Cuando el Sr. Su salió una semana después, no podía comer ni mover sus miembros normalmente. Murió diez días después.”
- Washington Post, 23 de junio de 2000

Más allá de los muros de los sanatorios, estos métodos han llegado a manos de la policía y los guardias de la prisión. Amnistía Internacional ha informado de cómo un portavoz de la policía de Pekín conectado a estos hospitales, cuando se le preguntó sobre estos abusos, explicó: "No son pacientes, están aquí para ser reeducados... La mayoría de ellos son extremistas de Falun Gong que han estado en Pekín para protestar."

Robin Munro es uno de los autores relevantes por su abundante trabajo para exponer este abuso de la psiquiatría. En su libro de 2006, China's Psychiatric Inquisition: Dissent, Psychiatry and the Law in Post-1949 China, Munro dedica un capítulo a la cuestión de la persecución psiquiátrica de los practicantes de Falun Gong en China..

Estuvimos detenidos en el Hospital Mental de la Ciudad de Xuzhou por más de tres meses. Fuimos atados a la fuerza a una cama y el asi llamado personal médico nos puso inyecciones y nos obligó a tomar una "medicina" por vía oral. También nos inyectaron drogas desconocidas. Nos desmayamos y quedamos inconscientes poco después de recibir las inyecciones. Cuando las inyecciones surtieron efecto, sufrimos un dolor extremo. Era tan severo que nos retorcíamos de dolor, gritábamos miserablemente y nos golpeábamos contra las paredes en un intento desesperado de dejarnos inconscientes para escapar del dolor.

Después de que el efecto de las inyecciones desapareció, preguntamos al personal médico: "¿Por qué haceis esto y nos poneis inyecciones y otras sustancias dañinas a pesar de que estamos perfectamente sanos?" Respondieron con vergüenza: "No tenemos otra opción. Es por instrucciones de arriba. Tenemos que obedecer a nuestros responsables si queremos mantener nuestros trabajos. No queremos tratarlos de esta manera, pero no queremos perder nuestro trabajo." - Testimonio de un practicante de Falun Gong de la ciudad de Xuzhou (extraido de Informe de Investigación sobre la Persecucion Espiritual a los Practicantes de Falun Gong)

"Lo único necesario para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada."

Edmund Burke

ACTÚE AHORA

NOTICIAS

Alimentación Forzada

La alimentación forzada NO es un intento de nutrir o alimentar; de hecho es un método de tortura, es un procedimiento brutal que ha resultado en muchas muertes de practicantes de Falun Gong en los campos de trabajo de China.

La alimentación forzada es llevada a cabo funddamentalmente por personal de los campos de trabajo sin formación médica, o por criminales cumpliendo condena a los uqe se les exige ayudar.

Se introducen a la fuerza por la nariz tubos de plastico duro y sin esterilizar hasta alcanzar el estómago del practicante, un procedimiento en el que a menudo rompen o dañan los tejidos de los practicantes; hay incluso ocasiones en el que por la violencia del momento, el tubo entra en cambio en los pulmones.

A veces los tubos se dejan en el estómago del practicante durante días o semanas, causando infecciones graves, o se sacan y se vuelven a insertar repetidamente.

Los practicantes suelen ser "alimentados" con irritantes como agua salada altamente concentrada, aceite de pimienta picante, agua hirviendo o detergente. MÁS INFORMACIÓN

Agresión sexual a practicantes de Falun Gong en prisiones y campos de trabajo

La naturaleza inhumana y sádica de la persecución se ejemplifica en el abuso sexual sufrido por los practicantes de Falun Gong a manos de las autoridades chinas. Las formas de tortura sexual incluyen la violación, el abuso sexual, la descarga eléctricas en los genitales, la violación de practicantes de Falun Gong con objetos extraños (incluyendo cepillos de baño y porras), introducir pimienta picante en las vaginas, pellizcar los genitales o los pezones hasta el punto de arrancarlos, patear los genitales, perforar los pezones con hierros calientes, desnudar a los practicantes y golpearlos, administrar por la fuerza drogas que causan el cese de la menstruación, y más. Entre las víctimas de este tipo de abuso sexual se encuentran mujeres jóvenes, solteras y ancianas. MÁS INFORMACIÓN

08-02-2019 Violencia Sexual
ACTÚE AHORA

En Foco

Para más información, por favor contacte con el centro de información de Falun Dafa usando nuestro formulario de contacto