Declaraciones solemnes

Una "Declaración Solemne", es una declaración pública que hace un practicante de Falun Dafa para manifestar al mundo que, cualquier cosa que él o ella haya dicho o hecho bajo coacción o imposición en contra de Falun Dafa es inválida y sin base legal. Estas declaraciones vienen de practicantes de Falun Dafa en China, que desean expresar su arrepentimiento cuando, al enfrentarse a la tortura física y los lavados de cerebro, firmaron documentos renunciando a Dafa y garantizando no volver a practicar. Publicar una "Declaración Solemne",  es una forma de deshacer lo firmado bajo tortura y asi declarar su intención de retomar la práctica de Falun Dafa.

Sobre por qué algunos practicanten de Falun Dafa en China firman estas declaraciones y el nivel de presion inhumano al que el Partido Comunista Chino  somete a los practicantes para que eso suceda, puede valer como muestra el caso siguiente. Está recogido en un extenso informe elaborado por una de las organización de derechos humanos más prestigiosa a nivel mundial, Amnistía internacional. El informe original está en inglés y puede verse aqui.

En dicho informe en las páginas 18 y 19, -la traducción de inglés a español es nuestra- dice:

“"REEDUCACIÓN" Y "TRANSFORMACIÓN": LOS PRECURSORES DE LA TORTURA Y OTROS MALOS TRATOS

Después de que veinte policías derribaron la puerta del apartamento de Jiao Jian, irrumpieron y allanaron su casa, recogiendo todas sus publicaciones de Falun Gong, le preguntaron "¿por qué practicas Falun Gong?"

Jiao Jian, que se había desarrollado profesionalmente y era el gerente general de la oficina del sur de China de Sohu, una de las compañías de Internet más grandes de China, en Guangzhou, respondió: "No he impactado negativamente a otras personas de ninguna manera. No tengo ningún comportamiento problemático. El estado no puede regular mis pensamientos. Puede ocuparse del comportamiento de la gente, no de mis pensamientos ni de mis creencias".

Esi se manifestó Jiao Jian, lo que de hecho resume la esencia del derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión, consagrado en el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, un derecho que también abarca la manifestación de la religión o las creencias. Sin embargo, el gobierno chino tiene una postura diferente sobre el tema.

Controlar el pensamiento y las creencias de sus ciudadanos -y no sólo su comportamiento- ha sido durante mucho tiempo una prioridad clave, lo que se desprende de la omnipresencia del "trabajo de pensamiento" en las relaciones del Partido y el gobierno con la sociedad, de la enorme inversión realizada por el gobierno chino para controlar las comunicaciones y el flujo de información en Internet, y de su objetivo de mantener el control doctrinal, así como organizativo, de los grupos religiosos y políticos.

Así, a pesar del sentimiento expresado por muchos ex detenidos del sistema de reeducacion por medio del trabajo (RTL) de que hay mucho más "trabajo" que "reeducación" real en los campos de RTL, la "reeducación", al menos tal como la entienden las autoridades chinas, es, sin embargo, un aspecto crítico de la vida en los campos de RTL, como lo es en las prisiones y otros lugares de detención de China. La "reeducación" comienza tan pronto como los detenidos llegan al centro de detención. Las autoridades del campo de RTL someten rutinariamente a los nuevos detenidos a una "inducción" intensiva.

Como parte de este proceso, los detenidos asisten a sesiones de estudio diarias, a menudo prolongadas, en las que se les exige que critiquen públicamente su propio comportamiento, acepten las críticas de los demás, estudien los documentos del PCCh, las directrices y la doctrina política pertinente y, en general, demuestren su actitud de sumisión y cooperación con las autoridades del centro de detención. Estas "sesiones de reflexión" y "sesiones de estudio" a menudo requieren que los detenidos expresen su lealtad política al PCCh y expresen su agradecimiento y aprecio al PCCh por su "preocupación" y "cuidados" . Este proceso tiene por objeto quebrantar a los detenidos física, psicológica y emocionalmente, a fin de obligarlos a abandonar sus creencias, principios y comportamientos reales o percibidos que fueron la razón de su detención.

Un primer paso para demostrar su actitud de cooperación y sumisión es que los detenidos reconozcan públicamente su "culpa" y el "error" de su conducta y se critiquen a sí mismos en sesiones de "trabajo de pensamiento" grupal. Por lo general, los detenidos recién llegados deben escribir numerosos documentos, incluida su "garantía" (baozhengshu), un documento en el que el individuo acepta rechazar, renunciar o cambiar cualquier creencia o comportamiento supuestamente ofensivo que los haya enviado al RTL en primer lugar. Se requiere que los peticionarios admitan que se equivocaron al presentar su queja individual, que reconozcan que no tienen ningún reclamo legítimo y que acepten poner fin a su actividad reivindicativa en el futuro. Los practicantes de Falun Gong deben renunciar a su creencia y práctica de Falun Gong, prometer cortar todos los lazos con cualquier cosa relacionada con Falun Gong, dejar de diseminar cualquier material de Falun Gong, y cooperar con las autoridades en la crítica hacia Falun Gong. Se espera que los activistas políticos, los defensores de la democracia, los defensores de los derechos humanos y otras personas garanticen el cese de sus conductas delictivas, ya sea escribiendo artículos sobre la democracia o defendiendo los derechos humanos de otras personas. Se espera que los practicantes de Falun Gong escriban una serie particularmente larga de documentos, a veces referidos como los "cinco documentos", incluyendo, además de la "garantía", una "autocrítica" (ziwo piping) en la que critican su propio comportamiento; una "evaluación personal" (huiguoshu) en la que relatan cómo llegaron a sus caminos erróneos y cómo corregirán su comportamiento; un documento de "exponer y criticar" (jiefapipipan) en el que exponen sus malas acciones, se critican a sí mismos y a la doctrina de Falun Gong, así como a su maestro espiritual; y un "documento de cortar todos los lazos" (juelieshu) en el que prometen cortar todos los lazos con Falun Gong y condenar todo lo relacionado con él.

Un rendimiento normal no es aceptable. Como dijo Jiao Jian, el gerente general de la oficina de Sohu Guangzhou: "Para realmente "probar" tu transformación tienes que maldecir a Falun Gong, decir todo tipo de cosas realmente terribles al respecto, agradecer al PCCh por salvarte, etc., y tienes que permitirles que te graben en video cuando dices todas estas cosas, para que puedan usarlas para su propaganda".

ACTÚE AHORA

En Foco

Para más información, por favor contacte con el centro de información de Falun Dafa usando nuestro formulario de contacto